Blog

3 maneras en las que HCI acelera el tiempo de amortización de su nube híbrida

PATROCINADO POR NUTANIX

| min

Pública, privada o híbrida: ¿qué tipo de nube tiene su empresa? Hace tan solo unos pocos años, probablemente podía identificar un solo tipo, pero a día de hoy no es tan sencillo.

De hecho, los expertos llegaron a pensar que las nubes públicas -Amazon, Google, Microsoft y similares- dejarían obsoletas las nubes privadas y el centro de datos on-premise. Los analistas creían que la escala y el ROI de trasladar todo a una nube pública haría que cualquier otro tipo de infraestructura resultara obsoleta e incluso inútil.

Sin embargo estas predicciones eran un poco exageradas, ya que el 92% de las empresas tienen una estrategia multicloud, según el informe de Flexera sobre el estado de la nube en 2021. Para complicar más la situación, las empresas todavía tienen cargas de trabajo on-premise que son de misión crítica, particularmente en sectores como la ingeniería, la ciberseguridad y las ciencias de la vida y la salud, en las que los grandes y complejos conjuntos de datos y los cálculos matemáticos son la norma. De hecho, con la excepción de unas pocas empresas (que cada vez son más numerosas) cuyas operaciones siempre se han basado al 100% en la nube, la mayoría de las compañías utilizan software y aplicaciones que no pueden trasladarse fácilmente a un entorno de nube o sustituirse por alternativas nativas de la nube.

El coste es otra razón por la que las empresas pueden optar por no migrar las aplicaciones a la nube pública. Aunque la nube pública ofrece flexibilidad y permite una implementación rápida, que puede ser beneficiosa en lo que respecta a crear una ventaja competitiva, las implementaciones on-premise suelen ser más rentables, especialmente para cargas de trabajo estables y predecibles.

Casi todas las empresas operan con una mezcla de recursos on-premise, de nube privada y de nube pública, y el 85% de ellas piensa que la nube híbrida es el modelo ideal. Con cargas de trabajo distribuidas en entornos privados y públicos, las empresas buscan formas de agilizar y simplificar la gestión y las operaciones, optimizar el uso de los recursos en todas las nubes y acelerar el tiempo de amortización para los entornos de nube híbrida.

Un camino más rápido y fácil hacia la nube híbrida

La infraestructura hiperconvergente (HCI) entró en escena en 2012 como una forma de reducir la complejidad de los entornos tradicionales basados en SAN al abstraer el almacenamiento en un entorno definido por software. Hizo posible asignar dinámicamente grupos de recursos de almacenamiento a las aplicaciones según la demanda.

Pero eso era antes; esto es la nube. Si bien la nube pública ofrece facilidad de uso, elasticidad y optimización de costes, también puede aumentar los costes. Las máquinas virtuales en la nube pública a menudo están infrautilizadas, y las empresas terminan desperdiciando dinero en un exceso de suscripciones, almacenamiento por capas e instancias inactivas. Ejecutándose en servicios bare-metal en la nube pública, HCI resuelve este problema habilitando la compartición de recursos no utilizados y la capacidad de hibernar y reanudar los recursos cuando sea necesario. El experto en ROI, Steve Kaplan lo trata en profundidad en su reciente artículo del DataCenter Knowledge.

Pero más allá de la optimización de recursos, HCI 2.0 (la próxima generación de infraestructura hiperconvergente) equilibra las capacidades tanto de la nube pública como de la privada. HCI 2.0 proporciona un camino más fácil hacia la nube híbrida, lo que permite un tiempo de amortización más rápido simplificando las operaciones y la gestión, garantizando la continuidad del negocio y allanando el camino para la innovación. A continuación, le indicamos cómo:

  1. Simplifica las operaciones y la gestión: con múltiples nubes (privadas y públicas) junto con los recursos on-premise, la gestión puede volverse laboriosa, compleja y costosa. Durante la implementación, la falta de automatización lleva al trabajo manual en la configuración de plataformas y la migración de cargas de trabajo. Muchos equipos carecen de las habilidades y la experiencia necesarias. De hecho, un estudio descubrió que la falta de recursos y experiencia era un desafío importante para la nube en el 79% de las empresas. La gestión de diferentes arquitecturas con diferentes herramientas es ineficiente y la orquestación del flujo de datos entre nubes, engorrosa. También es difícil gestionar y predecir la capacidad o controlar los costes en todas las plataformas.
    Al unificar la gestión de todos los recursos de la nube y on-premise en una sola consola, HCI le permite aprovechar la elasticidad de la nube junto con el control y la seguridad de la infraestructura on-premise, y gestionarlo todo de forma centralizada y eficiente. Las instancias de nube pública se pueden activar sin rediseñar las aplicaciones ni tener que contratar personal de TI adicional con habilidades especializadas. Las máquinas virtuales también se pueden mover fácilmente entre nubes, lo que libera a las empresas de la dependencia de las API y de las herramientas de proveedores específicos.
  2. Permite la continuidad del negocio a través de la reparación automática: el acceso a los datos críticos del negocio es esencial para la continuidad del mismo, pero si falla un SAN externo o un dispositivo de almacenamiento conectado a la red, las máquinas virtuales se desconectan. Con HCI, la redundancia de datos permite el acceso a los datos, incluso en el caso de fallos del host debido a problemas de hardware, catástrofes o errores del usuario. HCI se recupera mucho más rápido de los fallos que el almacenamiento SAN tradicional, porque la reconstrucción se distribuye en todo el clúster. Abstrae todo el almacenamiento conectado directamente y lo presenta como almacenamiento virtual, luego replica los datos en todos los hosts. Si un host falla, no es catastrófico. Aún puede obtener los datos en los otros hosts, mientras se reconstruyen las réplicas, y las máquinas virtuales se reinician automáticamente para mantener la aplicación y la continuidad del negocio.
  3. Prepara el camino para la innovación: HCI permite a los equipos de TI reducir los costes de hardware, simplificar y centralizar la gestión, automatizar el mantenimiento rutinario y escalar servicios de manera dinámica y estratégica, liberando grandes cantidades de tiempo y dinero que se pueden reasignar a la innovación. Si se necesitan recursos de TI como el almacenamiento, el procesamiento y las redes para dar soporte a los esfuerzos de desarrollo, es rápido y fácil escalar para satisfacer esas necesidades. Puede agregar capacidad y aumentar el rendimiento según sea necesario, y luego desescalar de manera rápida y fácil a medida que cambian las prioridades o a medida que surgen nuevas iniciativas.

.La investigación de Nutanix reveló que el 87% de los responsables de la toma de decisiones de TI dice que la nube híbrida ha tenido un impacto positivo en su negocio. Pero muchas personas todavía tienen que darse cuenta del valor total que aporta la nube híbrida, ya que tienen dificultades con la implementación y la gestión, los recursos limitados o la falta de habilidades especializadas. Con HCI, todas esas barreras desaparecen y se aprovecha todo el potencial de la nube híbrida.

Es poco probable que los centros de datos desaparezcan a corto plazo y, en lo que respecta a las nubes, el modelo híbrido está aquí para quedarse. En el futuro, las empresas que adopten HCI podrán extraer el máximo valor de los entornos de nube híbrida con más rapidez y con menos esfuerzo, riesgo y coste.

Descubra cómo Nutanix proporciona infraestructura inteligente para la era de la nube.

"A menudo, las máquinas virtuales en la nube pública no se utilizan bien, y las empresas terminan desperdiciando dinero en un exceso de suscripciones, almacenamiento por capas e instancias inactivas".